Este término es complejo por su carácter descriptivo y a que es el nombre que se popularizó, pero que no fue dado por el artista. Lo que sí está claro es que si por el contexto es solo una descripción de ese conjunto de pinturas encontradas en la Quinta del Sordo tendrá que ir en minúsculas. El problema viene si se entiende como título o no, si lo asimilamos a los nombres populares de las leyes (que van en minúscula por no ser el nombre oficial) o si asumimos que es el título aceptado ya por instituciones competentes en la materia como el Museo del Prado, en ese caso se escribiría Pinturas negras.
« Volver a índice de diccionario histórico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *