Se funde en tu cuerpo

saturado de marrón el roble

cansado de las estrías que le marcan

que zigzaguean en su camino obligado.

Nervadura astillada,

tanta es tu suma

que al final das morado,

pero un morado seco por los años, el viento, el esperar.

Puede que también te guste

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.